ATH presenta nuevo dosificador de polifosfatos Minidue.

Incrementar la eficiencia energética siempre ha sido uno de los objetivos principales a la hora de fabricar productos de tratamiento de agua y de esta manera también poder contribuir al ahorro energético impuesto por la comisión Europea.

En el agua corriente sanitaria, sobretodo en calentadores nos encontramos con una problemática común, el calor generado provoca la evaporación del gas dióxido de carbono y el carbonato cálcico insoluble acaba precipitando formando las ya más que conocidas incrustaciones calcáreas.

Una gran parte de los calentadores y calderas instaladas en nuestro país sufren problemas de incrustaciones calcáreas, sobre todo en la mitad sur de la península donde por las características del subsuelo, la dureza del agua es considerable. En cambio en la mitad norte el problema deja de ser la cal pero nos encontramos que debido a la baja conductividad, el agua es corrosiva.

Esta problemática tan común, hace que el calentador pierda eficiencia, tenga una corta vida encareciendo a la vez su mantenimiento, teniendo en cuenta que una caldera con tan solo una dureza de 30hf solamente en 60 días puede incluso perder un 15% en eficiencia.

La solución en este caso es sencilla, Minidue es un dosificador de polifosfato, este producto ha sido diseñado exclusivamente para su instalación en calentadores o calderas y nos proporciona una dosis regulada de polifosfato protegiendo los circuitos hidráulicos y los aparatos de cambio térmico de cualquier incrustación o corrosión provocada por el agua.

Minidue no requiere alimentación eléctrica, la dosificación es muy precisa y proporcional en cualquier condición de trabajo y evidentemente de régimen alimentario.

Una de las cualidades más apreciadas de este producto es la carga y recambio de polifosfato líquido, el cual no requiere ninguna manipulación, simplemente una vez agotada la bolsa se substituye por otra manualmente.

Este aparato se adapta fácilmente a espacios estrechos, e incluso lleva un Kit alargador por si hubiera que llevar lejos de la bomba dosificadora la bolsa de carga. También es orientable a 360º, solamente hace falta girar la bomba en la dirección deseada.

En función de las necesidades de la instalación disponemos de 2 modelos de bolsa de carga, 250gr y 1000gr. Estas cargas se pueden substituir sin necesidad de activar ningún tipo de by-pas o sin tener que cerrar ninguna alimentación hidráulica.

 

El efecto del polifosfato nos puede solucionar dos de los problemas más comunes:

Efecto anti incrustante: Los polifosfatos pueden interferir en la cristalización de la dureza, previniendo la formación de estructuras duras y compactas. La dureza permanece en el agua pero solamente en forma soluble.

El efecto anti corrosivo: Los polifosfatos también se combinan con el calcio presente en el agua y el hierro de las tuberías, creando una delgada capa protectora en la base de la superficie. Esta capa no impide el intercambio de calor pero si protege las superficies contra la agresión del agua.

Este modelo de dosificador es de muy fácil y rápida instalación, y las ventajas obtenidas nos serán de gran ayuda para poder proteger del agua aquellos electrodomésticos que lo necesitan y a la vez poder obtener de ellos el máximo rendimiento en eficiencia, minimizar su mantenimiento y evitar costes innecesarios.

 

 

 

 

Xavier Buxadé

Product Manager

Ath aplicaciones técnicas hidráulicas S.L.