CALENTADOR TERMOSTATICO FAGOR

Antes, cuando se hablaba de calentadores de regulación termostática electrónica, se los asociaba a la electricidad, a cables, a tomas de corriente. Pues esto ya no es así, dado que Fagor ha presentado a Thermostatic, sus calentadores a pilas.

Sí, ahora podrán ser colocados en cualquier rincón de la casa sin importar si se cuenta allí con instalación eléctrica o no. Disponibles en modelos de 14 y 11 litros, estos calentadores garantizan a los usuarios estabilidad en la temperatura del agua que podrá ser regulada de manera fácil y sencilla gracias a, tan solo, dos botones que harán variar el calor del agua entre los 37 y los 60 grados.  Se bloquea cuando detecta una temperatura excesiva de salida de agua.En tanto, para conocer esos datos, además de la hora, el estado de la batería, la fecha de revisión y mantenimiento, Thermostatic dimensiones que hará que la lectura de esa información sea seguridad, esta línea de calentadores sorprende por la incorporación de  un  dispositivo de  Control de  Evacuación que procede a interrumpir el funcionamiento del quemador siempre que encuentre que  el  producto  esté  trabajando  bajo  circunstancias anómalas, además, posee un sensor de sobrecalentamiento .Pero vamos, que ello no lo es todo, dado que FAGOR apuesta al medio ambiente con la función Ecoenergy que se encargará de controlar el tiempo de utilización del producto a través de su programación. Cuando el tiempo finaliza, nos lo hará saber a través de señales acústicas y visuales.

Duran más, contaminan menos

Los ciclos de arranque-paro son agresivos para la mecánica y electrónica de los calentadores.

Sin embargo, como los calentadores termostáticos Fagor no sobrecalientan de forma innecesaria el agua, se evitan muchas puestas en funcionamiento innecesarias, por ejemplo en instalaciones solares donde el agua caliente ya suele estar a temperaturas adecuadas para el consumo.

45% de ahorro de agua

Incluso  a  bajos  caudales,  los  nuevos  calentadores  termostáticos  mantienen  la  temperatura estable y  a  la  temperatura precisa elegida por el  usuario sin  malgastar agua con mezclas innecesarias.  Así conseguimos un notable ahorro en el consumo de agua de hasta un

45% si lo comparamos con calentadores no termostáticos.

Basta realizar unos simples cálculos para darse cuenta de que el sobrecosto de este tipo de calentadores frente a los tradicionales, se amortiza en sólo 3 meses. Además, en menos de dos años y medio nos permitiría amortizar el costo total del aparato. Sí, ha leído bien, en tan sólo 2 años el calentador estaría totalmente amortizado.

Más del 40% de ahorro de gas

Al no consumir gas de forma innecesaria sobrecalentando el agua, se consigue un ahorro de hasta un 40% en comparación con otros calentadores convencionales. Es decir, casi 25€ menos a pagar cada mes en tu factura del gas.