Emisores de Calor: Los sistemas de baja temperatura y el ahorro energético se imponen

Si hay un mercado que ha sufrido como pocos el desastre de la obra nueva, ha sido el de emisores de calor. Los fabricantes se han reinventado en estos años y han apostado por ofertar nueva soluciones y sistemas a sus clientes. De hecho, persiste el descenso en paneles de chapa de acero, mientras que se ha recuperado levemente en el caso de los emisores de aluminio.

Los nuevos emisores de calor busca maximizar la eficiencia energética

El ahorro energético y económico ha primado en estos últimos tiempos. Las exigencias derivadas del cumplimiento del RITE, que limita la temperatura media de los emisores a 60ºC, también ha ayudado a ello. Y conseguir menos consumo es posible con los sistemas de calefacción de baja temperatura.

Por tanto, la eficiencia energética está siendo una de las claves de un mercado que vivió sus días de vino y rosas apostando por productos mucho más básicos. En esa línea también hay que apuntar la presencia cada vez mayor de emisores de diseño o personalizados para el cliente. Este tipo de equipos son ideales para su implantación en obras de renovación o reformas.

Lo cierto es que volver al crecimiento exige un enorme esfuerzo a todos los actores de este mercado. En el caso de los radiadores, se he apostado también por la mejora del rendimiento de los productos y los controles termostáticos, tanto en calefacción de agua caliente como en eléctrica. De esta manera aumenta el rendimiento y se reduce el coste energético.

Un fabricante apunta a que las nuevas soluciones con bomba de calor que se combinan fácilmente con radiadores de acero garantizan un alto rendimiento a baja temperatura por su alta inercia y versatilidad para adaptarse a cualquier espacio. Por tanto, la bomba de calor no es competencia directa, sino un buen sistema para combinar con radiadores.

Otra tendencia del mercado es ofertar cada vez más productos que ofrezcan autonomía en el caso de ausencia del usuario. Poder manejar la calefacción a distancia es un valor añadido porque ofrece ahorro económico, información y control del consumo, programación en tiempo real, es cómodo y fácil, e incluso ofrece información sobre la previsión meteorológica que ayuda a la hora de programar el radiador.

Fuente: www.tecnoinstalacion.com