Grandform relanza su gama Plenitud de bañeras con hidromasaje

Una experiencia única de lo permanente y eterno, ahora en el cuarto de baño. Así es la gama renovada de bañeras con hidromasaje Plenitud del especialista y líder europeo Grandform, con la que plantea un reto emocional para los sentidos, una forma sugestiva y original de salirse de lo habitual, pero que también puede volverse cotidiana gracias no solo a su gran adaptabilidad a todos los espacios y presupuestos, sino también a su bajo coste en consumo y mantenimiento.

Grandform, marca que tiene la garantía del fabricante francés SFA Group, ofrece un total de seis modelos de Plenitud que se combinan en una gran diversidad de medidas y tres formatos básicos: ovalado, angular y de doble cabezal. Todos se entregan con un cojín de gel reposa cabezas y pueden equiparse con dos tipos de faldones —acrílicos o de cristal— y tres modelos de griferías con monomando mecánico que se instalan en el casco de la bañera, además de otra con cascada integrada en un lateral del casco y sistema anti-goteo para la ducha de mano.

Igualmente integrados en el casco de las bañeras Plenitud de Grandform están los dos únicos botones que sirven para controlar el sistema de hidromasaje Whisper y las funciones de Cromoterapia. De esta última se encarga un potente foco con tecnología Luxeón del prestigioso fabricante holandés Philips. Asimismo, el sistema de audio de alta calidad de las bañeras Plenitud de Grandform admite cualquier fuente gracias al enlace bluetooth incorporado.

Al placer estético que producen las bañeras Plenitud se une el goce de los sentidos que aseguran los doce microinyectores de su sistema de hidromasaje Whisper. Como un ‘susurro’ son precisamente las microburbujas que logran el reconocido efecto ‘caricia’ exclusivo del pionero en Europa del hidromasaje por aire, Grandform. “Porque el goce de lo bello debe ser tierno y suave como un rocío benigno” que diría Winckelmann.