La clave para la mayor eficiencia energética comienza en el instalador

La formación de los instaladores los convierte en los mejores prescriptores a la hora de recomendar al consumidor el termostato que mejor se adapte a sus necesidades, para lograr el mayor ahorro y eficiencia energética.Madrid, 23 de marzo de 2017 – El “Internet de las cosas” cada vez está más presente a la hora de elegir nuevos dispositivos para el hogar. La tendencia del mercado claramente se ha orientado hacia estos nuevos productos inteligentes, que pretenden optimizar su rendimiento y facilitar su uso. De cara al consumidor todavía hay escaso conocimiento de sus ventajas, por ello, el primer paso para una correcta elección es lograr formar a los instaladores sobre las características y ventajas que cada uno de los productos puede ofrecer.La única manera de permanecer un paso por delante de sus clientes es que los instaladores conozcan la gama completa de productos disponibles en el mercado, ofreciendo asesoramiento sobre cada uno y estar completamente entrenados en la instalación de todos ellos. Por ello, desde Honeywell ofrecemos una serie de consejos con los que lograr que la elección de un termostato inteligente sea el más adecuado para cada hogar.

Honeywell, líder en diseño e implantación de soluciones de regulación y control de temperatura para el hogar, busca en el desarrollo de sus productos una mejora de todas las funciones incorporando nuevas tecnologías que optimicen su rendimiento. Los últimos modelos de termostatos inteligentes de la marca tienen una serie de funciones que ofrecen una eficiencia energética automatizada y programable. Tecnología que, en muchos casos, es totalmente desconocida para el cliente y ha de ser el instalador quien, a través de su experiencia y conocimiento determine cual es la mejor elección.

  • Un modelo para cada hogar y cliente

 

 

El primer paso es conocer las necesidades de cada uno de los clientes. Para ello, cuestiones como si tiene un ritmo de vida cambiante, si el horario de salida/llegada de las personas que viven en la casa puede variar o si está ausente de su hogar por largos periodos de tiempo, permitirán estar al tanto del estilo de vida del usuario y sus costumbres, facilitándole así realizar la correcta elección del dispositivo. Para los usuarios con un ritmo de vida dinámico, el termostato inteligente programable Lyric T6 con geolocalización será una apuesta segura, ya que esta función encenderá o apagará la calefacción de forma automática sin tener que preocuparse de horarios.

Igualmente, es importante el conocimiento que el cliente tenga sobre la tecnología y el nivel de interacción que desee tener para determinar si es más adecuado para él un termostato inteligente o programable. Un ejemplo claro es el termostato Y87, especialmente indicado para aquellas personas con poca destreza y conocimientos tecnológicos, como las personas mayores, que necesitan dispositivo fáciles de manejar pero que a su vez permiten a familiares y cuidadores la supervisión continua del sistema desde un smartphone.

  • Conoce la vivienda

 

Tan importante es conocer al cliente como las especificaciones de la propiedad. El tamaño de la casa, el diseño, el número de habitaciones y la configuración y el tipo de calefacción serán factores claves para determinar el tipo de termostato.

 

Actualmente, muchos clientes están informados sobre los productos de control de calefacción existentes y tienen tomada su decisión de antemano, por lo que tener un buen conocimiento de su propiedad ayudará a los instaladores a ofrecerles una opinión experimentada sobre si esa elección cubre realmente sus necesidades. A los propietarios de viviendas unifamiliares, por ejemplo, les interesará una solución de zonificación con Evohome que les permita calentar las zonas de la casa de forma distinta según su uso.

El conocimiento es poderPara asesorar sobre cualquiera de los dos puntos anteriores, es necesario que el instalador tenga conocimiento sobre todos los controles de calefacción que existen en el mercado. Actualmente, hay un termostato para adaptarse a las necesidades de cada propietario, y en la mayoría de los casos se tratan de dispositivos inteligentes, que ofrecen al usuario numerosas ventajas para lograr una mayor eficiencia energética y un considerable ahorro de costes. Es el caso de los últimos modelos de Honeywell, Lyric T6, T4, Y87 y Evohome, que ofrecen una amplia gama de funcionalidades como OpenTherm, TPI, zonificación e incluso tecnología Geofencing, proporcionando así al cliente un mayor control de su calefacción, facilidad de uso y confort. Además, un instalador que enseñe al usuario el modo correcto de funcionamiento del sistema desde el principio de su instalación se ahorrará quejas y visitas posteriores a la misma.

Comparte tu opinión experimentadaCon el fin de dar un servicio eficaz al usuario, el instalador no solo debe conocer y entender cada control de calefacción y sus funcionalidades, sino también el tipo de instalación de cada hogar, ya que se requiere de soluciones diferentes si se trata de un sistema individual o centralizado. Esto le permitirá aconsejar a los usuarios que demanden lo último en tecnología, termostatos inteligentes como Evohome, cuya radiofrecuencia es una alternativa útil a las válvulas termostáticas y permite instalaciones rápidas y sin necesidad de realizar obras. También es conveniente que el instalador aconseje sobre las distintas opciones cuando se presentan situaciones especiales, como un radiador con cubre-radiador que requerirá de una sonda externa para su correcto funcionamiento. Por tanto, la formación y la experiencia del instalador son fundamentales para lograr que el cliente seleccione el termostato más adecuado a sus necesidades, comprenda sus funciones y obtenga el mayor rendimiento y eficiencia del termostato que adquiere.

Honeywell ofrece un modelo de termostato para cada tipo de hogar con el fin de ajustarse a los diferentes estilos de vida de cada usuario y permitir al instalador ofrecer a sus clientes la mayor variedad de opciones de control de calefacción para lograr su máxima satisfacción.