Manuel Rodríguez Chesa, premio “Manuel Laguna” de CONAIF 2017

Manuel Rodríguez Chesa, presidente de la asociación de empresas instaladoras de Huesca (APEIFCA) hasta su fusión, el pasado mes de marzo, con la asociación de instaladores eléctricos de la misma provincia, ha recibido el premio Manuel Laguna 2017 en un acto durante la cena de gala del 28 Congreso de CONAIF, celebrado en Córdoba los días 19 y 20 de octubre.

Entre sus méritos cabe destacar su larga trayectoria en CONAIF, de cuya Junta Directiva forma parte desde hace varios lustros, y su fuerte implicación en los órganos de gobierno y técnicos. Ha sido miembro de varias comisiones de trabajo, como la Comisión de la Beca CONAIF-Ángel Olivar y la Comisión de Formación, entre otras.

También se ha valorado su contribución al desarrollo y progreso del sector de las instalaciones, al haber sido artífice de la unión en Huesca de la asociación de instaladores de fontanería, gas y calefacción que él presidía (APEIFCA) con la asociación de instaladores eléctricos (APPE) y cuyo resultado es APEHIM, una única asociación oscense de instaladores.

Natural de Barbastro, localidad de la que fue alcalde desde 1987 a 1993, ha desempeñado otros muchos cargos públicos en instituciones y organismos de Huesca y Aragón. Ha sido diputado en las Cortes de Aragón desde 1995 a 1999, diputado provincial en Huesca y presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Huesca, entre otras responsabilidades.

En el ámbito de las instalaciones ha sido presidente durante más de 40 años de la asociación de CONAIF en Huesca (APEIFCA), a la que se asoció en 1973. Actualmente es asesor de APEHIM, representante de la asociación oscense en los órganos de gobierno de CONAIF y presidente de la federación aragonesa de asociaciones de instaladores (FAEFONCA).

Su empresa instaladora – radicada en Barbastro – es una de las más antiguas de España, cuyos orígenes se sitúan en el año 1760. Desde entonces y hasta nuestros días ha ido pasando de manos de padres a hijos, generación tras generación. Hoy está al frente de ella Manuel Rodríguez Rámiz, hijo del premiado Manuel Rodríguez Chesa.

Máxima distinción de CONAIF

El premio “Manuel Laguna”, instituido en 1997, es la máxima distinción de CONAIF. Reconoce la labor de aquellas personas que destacan en su trayectoria profesional por el apoyo al sector de las instalaciones y el desarrollo de éste.

Debe el nombre a quien fuera el director de la zona centro de Saunier Duval, Manuel Laguna, que se significó por apoyar de forma destacada y muy importante el desarrollo de CONAIF como organización fuerte y representativa de las empresas instaladoras españolas.

Los premiados reciben una escultura original, realizada en bronce expresamente para los galardonados por el escultor madrileño Isidro Fernández González.