Renova. Cambiar el antiguo radiador por otro nuevo es rápido, económico y sin obras

Renova ofrece soluciones para facilitar la sustitución de radiadores antiguos reduciendo al máximo los costes para el cliente final.

Hay muchos motivos para sustituir un radiador antiguo. Puede presentar problemas de funcionamiento. Si no es de acero inoxidable, es posible que presente síntomas de corrosión que afectan a la estética o la estructura del radiador. O simplemente, es menos eficiente que los radiadores de nueva generación.

Pero la necesidad de hacer obras y el presupuesto necesario para hacerlo, pueden llevar a sus propietarios a alargar innecesariamente la vida de un radiador obsoleto.

Los radiadores de sustitución Renova, de Grupo CICSA, ofrecen todas las facilidades para cambiar los antiguos por otros más nuevos, más potentes y más respetuosos con el medio ambiente.

Gracias a sus tomas laterales con medidas estándar, los radiadores Renova pueden instalarse sin obras, de forma rápida y sencilla.

Renova ofrece dos opciones de sustitución de los viejos radiadores:

1. Radiador toallero Zeta R: ideal para sustituir su antiguo radiador. Acabado blanco o cromado, además de calefacción, también ofrece una solución práctica para colocar las toallas en el baño.

2. Radiador toallero extraplano Zeta Flat: Tres modelos disponibles, Apis R, Dédalo y Rombo son tres radiadores de la gama Zeta Flat, indicados para la sustitución de un radiador toallero por otro más potente, con un menor consumo de energía y con un diseño vanguardista. Y el menor consumo energético no es el único beneficio para el medio ambiente; los radiadores Zeta Flat necesitan hasta 10 veces menos agua.

Todos los modelos Renova ofrecen 5 años de garantía.