Abrigar los edificios puede reducir el gasto de energía hasta en un 70%, según Danosa

Abrigar los edificios por fuera, es decir con Sistemas de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE), puede reducir el gasto de energía, calefacción y refrigeración hasta en un 70%, según datos de Danosa a partir de su sistema Danotherm XPS.

Un dato muy importante si se tiene en cuenta que buena parte de los edificios, sobre todo los más antiguos, se han convertido en auténticos depredadores de energía, pues consumen el 40% de la demanda energética de Europa y representan el 36% de las emisiones de CO2 lanzadas a la atmósfera en la UE.

Y es que para que una vivienda sea eficiente, la temperatura debe rondar los 20º/21º en invierno y los 26/27º en verano; un equilibrio térmico que se está mucho más cerca de conseguir de forma natural –sin climatización extra- mediante el empleo de soluciones con aislamiento térmico.

En este sentido, a la hora de proteger del frío y el calor los edificios, tradicionalmente se han empleado los sistemas de aislamiento por el interior anexos a las paredes de nuestra vivienda, cuando los sistemas SATE, menos conocidos por ser más recientes, también son una alternativa por las ventajas que ofrecen.

En concreto, el SATE es una especie de abrigo instalado por el exterior de la fachada, que la aísla, minimizando el intercambio energético entre el exterior y el interior que es lo que, en definitiva, deja que el frío y el calor penetre en las viviendas en invierno y en verano. Danosa, además, cuenta con todas las soluciones de aislamiento térmico para completar la envolvente térmica del edificio: junto con las fachadas, también las cubiertas, los suelos y las estructuras enterradas.

Si bien es cierto que su instalación depende del acuerdo de toda la comunidad de vecinos, incluye distintas ventajas como eliminar los puentes térmicos o evitar el riesgo de condensaciones en la fachada.

Igualmente, al tratarse de una rehabilitación por el exterior no afecta al espacio interior de las viviendas -que con el aislamiento tradicional se ve reducido-, ni tampoco condiciona el uso del edificio durante la obra. Asimismo, mejora y moderniza la imagen del edificio y contribuye a revalorizarlo hasta en un 25%, según cálculos de Danosa.

Mientras tanto, su instalación en manos de profesionales es sencilla. Consiste en la fijación de una capa de aislamiento térmico a base de planchas de poliestireno extruido (XPS), sobre la cual se incorpora un mortero armado que le aporta un acabado estético.

Danosa es una compañía especialista en soluciones integrales para la construcción sostenible y mejora de la habitabilidad presente en más de 70 países como Francia, Portugal, Reino Unido, Marruecos, México, Colombia o India, entre otros. Fundada en 1964, está considerada como una de las compañías de referencia del mercado español y quinta de Europa gracias a la fabricación y comercialización de productos y sistemas de impermeabilización, aislamiento acústico y térmico en edificación y obra civil, así como a su amplia cartera de clientes. Actualmente, la compañía factura un 44% en el exterior. Entre sus cifras destacan sus casi 400 profesionales de alta cualificación, sus 96 millones de ingresos en 2018 y un beneficio de 2,9 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 78% respecto al año anterior. Más información en www.danosa.com.