José María Marcén recibe el premio Manuel Laguna de CONAIF 2019

José María Marcén Salvador, ex presidente de CONAIF y actual presidente de la asociación empresarial de fontanería, calefacción, gas, climatización, pci, mantenimientos y afines de Zaragoza (APEFONCA), ha recibido la máxima distinción de CONAIF, el premio Manuel Laguna, en un acto durante el XXX Congreso de CONAIF, celebrado los días 3 y 4 de octubre en Toledo.

Entre los méritos del premiado cabe destacar su larga trayectoria dentro de CONAIF representando a la asociación de Zaragoza. También su implicación en los órganos de gobierno y comisiones de trabajo, el apoyo incondicional y la lealtad a CONAIF así como su contribución al desarrollo y progreso del sector de las instalaciones.

José María Marcén es instalador, miembro de APEFONCA desde el año 1978 y de CONAIF, desde el mismo momento de su fundación en 1979.

Ha sido presidente de la federación aragonesa de asociaciones de empresas instaladoras (FAEFONCA), vicepresidente de CEPYME Aragón y CEPYME Zaragoza, y miembro del Comité Ejecutivo del Metal de Zaragoza.

Actualmente es el representante de CONAIF en la Junta Directiva de CONFEMETAL. También es vocal de la Comisión de Promoción Interna, de la que anteriormente fue su ponente. Y ha formado parte de diversas Comisiones de Trabajo.

En 2011 recibió la insignia de oro de CONAIF en reconocimiento a sus muchos años de dedicación.

Su empresa instaladora, “Emiliano Marcén, S.A.”, ubicada en Zaragoza, fue fundada por su padre, Emiliano Marcén Tejedor, en el año 1949. Se dedica a todo tipo de instalaciones y mantenimientos de clima (calor y frío), gas y agua. Se trata de una empresa familiar de la que ya se ha hecho cargo la tercera generación.

Al ser preguntado por lo que representa el premio para él, se ha mostrado agradecido y emocionado: “Teniendo en cuenta que el premio Manuel Laguna es el mayor galardón que CONAIF concede a las personas que han trabajado incondicionalmente por y para el sector de las instalaciones, me causa una gran emoción recibirlo. No se puede aspirar a más. Y asumo al mismo tiempo, como una responsabilidad implícita del premio, la tarea de seguir trabajando por CONAIF y las empresas instaladoras españolas con la misma intensidad que lo he hecho hasta ahora, aunque las fuerzas no sean las mismas”.

Máxima distinción de CONAIF

El premio “Manuel Laguna”, instituido en 1997, es la máxima distinción de CONAIF. Reconoce la labor de aquellas personas que destacan en su trayectoria profesional por el apoyo al sector de las instalaciones y el desarrollo de éste.